Manuel María Gortázar Munibe

De TorresQuevedo
Ir a la navegaciónIr a la búsqueda

(de http://www.gortazar.es/siglo-xix/)

Vino al mundo en Bilbao, a las 8 menos cuarto de la mañana, del 13 de julio de 1824 y fue bautizado en la iglesia de Santiago el mismo día de su nacimiento, con los nombres de Manuel María Anacleto Ramón [1]. Fueron sus padrinos en el bautismo Ignacio de Munibe y Areyzaga y Luisa de Argaiz y Munibe.

Fue el V Señor del Palacio de Gortázar en Bilbao y IV Señor del de Gortázar en Bedia, al que añadió una quinta residencial. Fue también X Señor de la Torre de Gallano, XII Señor de Zaldívar, Señor de la Torre de Tosubando, Señor de la Casa Infanzona de Ybarra en Güeñes, de Elguezua en Yurre, Echeandia en Galdácano, Urizabel y Goitia en Lemona etc. y de los bienes heredados de su tío Víctor Munibe y Aranguren, XI Conde de Peñaflorida, en Motrico, Tolosa y Málaga [2].

Don Manuel María era también XXIII Señor de la antiquísima Torre de Arancibia en Berriatua, Vizcaya, en la familia de su madre desde 1360. La Torre de Arancibia fue quemada por Martín Ruiz de Gamboa en el año de 1443 junto a “novecientos omes e mas” [3]. Es una de las torres más representativas del País Vasco. Joaquín de Yrizar [4] la define como adusta, taciturna y de perdurable impresión. Fue patrono de la capilla de Gortázar en la hoy catedral de Bilbao. Su madre le nombra heredero universal de los mayorazgos de Gortázar, con los bienes de Bilbao, Bedia, Güeñes, Yurre, Galdácano y Lemona y hereda también parte de los bienes de los Munibe.

A la muerte de su tío Víctor de Munibe en 1876 [5] hereda la mitad de los bienes de los vínculos de Maspe y Astigarribia en Motrico, los del vínculo de Aráiz en Tolosa, los restantes bienes de Motrico (Archivo de Gortázar 369 y 400) y la mitad del Balneario de Zaldívar [6].

No obstante, las cargas y gravámenes que recibe, también son muy importantes. Ya hemos visto las dificultades financieras que la Guerra de la Convención y la Guerra de la Independencia ocasionaron a su abuelo y a su padre, teniendo en cuenta la no disponibilidad legal del patrimonio vinculado en los mayorazgos. En el período de 1793 a 1816 Vizcaya sufre una de sus mayores crisis económicas de su historia. Su bisabuelo José Domingo de Gortázar y Arandia también sufrió las consecuencias económicas de esta secular institución española. El caso de Manuel María es un buen ejemplo del efecto del fin del antiguo régimen económico y jurídico, que desaparece con el liberalismo y la confusión de estados. Es la época de las leyes desvinculantes.

El testamento materno le impone el pago a sus numerosos hermanos de relevantes sumas de dinero para compensar la vinculación de los bienes familiares en su persona, tal y como el propio Manuel María expone con ocasión de su primer matrimonio en 1857 en un documento del contrato matrimonial titulado “Aportación del esposo” [7]. A cada hermano le ha de pagar 120.000 reales en dinero y 10.000 reales en menaje, es decir, aproximadamente, les ha de pagar en total el importe de cuatro anualidades de la renta de todo su patrimonio y mientras tanto, les ha de mantener; “…los alimentos y asistencia conforme a su rango.” A su hermano José le ha de pagar un 5% de interés hasta que le liquide la deuda testamentaria, ya que no dispone de liquidez.

A su madre le ha de pagar 16.500 reales anuales y una habitación a su elección en el Palacio de Gortázar, cosa que hizo durante un año, ya que poco después murió. Cuando se hace cargo de la gestión del patrimonio de la familia (con 32 años y recién casado), poco después de morir su padre y un año antes de morir su madre, la economía familiar está muy gravada, tal y como ocurrió en el momento de su fallecimiento, 39 años después. Son años de dificultades financieras que se ven alteradas al heredar en 1876 el patrimonio de su tío Víctor, a raíz de lo cual se produce la inversión en Zaldívar. Además, el entorno no le favoreció pues el tránsito al nuevo régimen (y las guerras carlistas) arruinaron a casi todos los grandes hacendados terratenientes en el País Vasco, al desvalorizarse enormemente la tierra. Prácticamente ninguna de las viejas familias de la aristocracia vasca se pudieron subir al tren de la revolución industrial en el País Vasco, que crearía tantos “nuevos aristócratas”. Las rentas de las propiedades rurales bajaron tanto que no daban para mantener las propiedades. El caso de la familia Gortázar es especialmente revelador de este tránsito ya que pasa de ser una de las mayores fortunas de Vizcaya (durante décadas posiblemente la mayor) a una grave situación financiera y a la enajenación de la mayor parte del patrimonio familiar. Por último habría que señalar que Manuel María fue hombre de mayor valía que sus hijos tal y como se desprende de sus respectivas biografías. Sus hijos mayores (a pesar de heredar una compleja situación económica) no tuvieron especial habilidad ni interés por los negocios. José María fue un dandy, cuya ocupación principal eran los coches de caballos y los perros. Juan Carlos tardó trece años en estudiar Derecho y no tuvo trabajo empresarial alguno, aunque fue un intelectual de gran altura y se ocupó con responsabilidad y como buenamente pudo de vender una parte significativa de los bienes familiares. Alvaro se ocupó también de actividades culturales. Considero imprescindible valorar y profundizar en estos hechos al juzgar la gestión económico-financiera de don Manuel María con respecto al patrimonio familiar.

Don Manuel María fue accionista del Ferrocarril Bilbao-Tudela, miembro de su Consejo de Administración en 1861, y director particular del camino de Arratia nombrado el 11 de enero de 1858. Por Real decreto de 18 de octubre de 1879 se le nombró Comisario de Agricultura, Industria y Comercio de la provincia de Vizcaya. Participó en varias comisiones sobre el Ferrocarril de Triano. También fue accionista del Ferrocarril de Guernica, del de Elgoibar a San Sebastián y del de Lezama [8]. Invirtió así mismo en los vapores “Unión”, “Comercio”, “Norte”, “Carmen” y “Amberes” entre los años 1861 y 1865 [9]. Fue Consejero de la Sociedad de Seguros Mutua de Incendios en 1863, de la sucursal del Banco Hipotecario Español y General de Crédito en 1864, y del ferrocarril Bilbao-Durango, con 50.000 Ptas. en 1880, “siendo uno de los mayores pudientes de Vizcaya en concepto de propiedad rural e industrial. En 1866 sus propiedades en Bilbao le reportaban una renta de 94.270 reales de vellón” [10]. En 1887 las rentas del Infanzonazgo (Bedia, Lemona, Castillo, Galdácano y Güeñes) le producían 27.276,5 reales (en 1877 casi lo mismo; 26.197,5 reales). Don Manuel María fue el tercer accionista (140 acciones sobre 2.000) del “Nuevo Teatro de Bilbao”, luego llamado Arriaga, Sociedad Anónima constituida el 22 de marzo de 1885. El futuro Arriaga tuvo 112 accionistas, siendo el mayor doña Casilda de Iturrizar. Fue Vicepresidente de la Sociedad Bilbaina en 1864 [11] y Secretario interino de la Casa de Misericordia de Bilbao en 1871. La Sociedad Bilbaina fue creada en 1839 por 133 bilbainos, a similitud de los clubes ingleses, alquilando una propiedad a los Gortázar para su administración. Tuvo su sede en la Plaza Nueva hasta 1913. La Bilbaina fue centro de reunión de los defensores del fuerismo liberal.


La abolición foral y el Concierto Económico

Desempeñó una importante actividad política de corte fuerista y liberal. Fue Padre de Provincia de Vizcaya y Diputado General, como lo habían sido su padre, su abuelo y su tercer abuelo. Desempeñó los cargos de Teniente de Alcalde en 1859 y de Alcalde de Bilbao en 1860 [12], Concejal o Regidor del Ayuntamiento de Bilbao en los años de 1861, 1862, 1865 y 1866. Fue Apoderado suplente en las Juntas Generales de Guernica por Bilbao los años 1859 y 1862. Diputado foral desde 1867, resultó elegido Senador del Reino por Vizcaya el 5 de abril de 1877. En el Archivo de Vildósola figura un certificado del acta de elección [13]. Fue uno de los últimos Presidentes de la Diputación General de Vizcaya antes de la abolición de los Fueros (1872-74), elegido por el bando oñacino el 7 de diciembre de 1872. Por causa de la guerra carlista se alargó el mandato hasta septiembre de 1876. Se le puede encuadrar como cabeza de los “fueristas transigentes” [14], frente al error que supuso el texto de la ley de 21 de julio de 1876 por la que se abolieron los Fueros tajantemente.

Aceptó, para evitar males mayores, ser el primer Presidente de la nueva Diputación Provincial de Vizcaya desde el 15 de mayo de 1877 a 1880, nombramiento realizado por Real Orden del Gobierno de Cánovas del Castillo. Pretendió salvar “algunos restos, sobre los ya salvados, del naufragio de nuestras instituciones” [15]. Javier de Ybarra [16] lo explica a continuación: “Con la censura de muchos foralistas, el que poco tiempo hacía había sido Diputado general de Vizcaya, el ilustre caballero D. Manuel María de Gortázar y Munibe, aun compartiendo los mismo sentimientos fueristas que todos los vizcaínos, aceptó en prueba de sacrificio y de amor sin límites a Vizcaya el penoso encargo de presidir la nueva Diputación Provincial de Vizcaya...” El 25 de septiembre de 1876 rindió cuentas a las Juntas Generales de Vizcaya, sobre lo actuado desde 1872 a 1876; “La Diputación tiene el privilegio más triste aún de ser la primera Diputación General de Vizcaya elegida conforme a Fuero y costumbre secular que viene a resignar su mandato sobre las santas ruinas de nuestras milenarias libertades forales, y ni siquiera le queda el consuelo, a pesar de todos sus deseos y esfuerzos, de que le haya sido posible resignarle a la sombra del Árbol simbólico de estas mismas libertades.” En gran parte a él se debe el primer Concierto Económico de 1878, régimen que duró hasta 1937 año en el que Vizcaya y Guipúzcoa fueron declaradas provincias traidoras por el franquismo. “Fue capaz de llevar a buen puerto las negociaciones que culminaron en el Concierto Económico de febrero de 1878.” [17].

Fue autor del “Diario del sitio de Bilbao” [18] de 1874, donde se relata la defensa del sitio de Bilbao frente al asedio carlista junto al General Ignacio del Castillo, luego Conde de Bilbao [19], Grande de España y Padre de Provincia por la defensa de los fueros. Manuel María recibió la Gran Cruz del Mérito Militar. Caro Baroja comenta sobre el Diario lo siguiente; “Los testimonios que han dejado algunos civiles son aún más sabrosos. Un notable, Gortázar, dirigente de la Diputación, escribe a uno de sus amigos en un tono apacible lleno de buen humor”. También se conserva la correspondencia que mantuvo con el Teniente General Manuel Aguilar-Galindo y Diosdado entre 1872 y 1876. Sobre su biografía política se debe consultar a Vázquez de Prada [20].


El Canal de Suez

El 17 de noviembre de 1869 asistió junto a su tío el Conde de Peñaflorida, Víctor de Munibe, el sobrino de éste, Javier de Mendizábal y Munibe, su hermano José Antonio de Gortázar y su amigo Cayetano Uhagón, a la inauguración del Canal de Suez. Los hermanos Gortázar llevaban una carta de Pascual Madoz para Ferdinand de Lesseps, a quien saludaron. El día 18 asistieron de frac a la cena-baile ofrecida por el Sultán junto a otros 400 invitados. Allí charlaron con la Emperatriz Eugenia de Montijo. Fueron por tierra hasta Brindisi, donde embarcan el 9 de noviembre a bordo del “Príncipe Oddone” rumbo a Port-Said. Su hijo Ignacio dejó un interesante relato del viaje, publicado por la R.S.B.A.P. [21].

El 24 de junio de 1883 participó en la inauguración del monumento a su antepasado Samaniego en Laguardia, acto del que dio cuenta la revista Euskal-erria. El día 10 de septiembre de 1887 la Reina María Cristina visitó Bilbao. Hubo un Tedeum en la iglesia de Santiago. El Rey Alfonso XIII, en brazos de su madre fue llevado bajo palio por Manuel María, entre otros notables de la Villa [22]. Gran aficionado a la música, fue discípulo de Nicolás Ledesma (1791-1883), el músico español más eminente de su época, Presidente de la “Segunda” Sociedad Filarmónica de Bilbao [23], de la que Manuel María fue Secretario en 1852 [24]. Cuando se constituyó la Filarmónica de Bilbao (la tercera) en 1896, la circular fundacional fue encabezada por Manuel María, junto a su hijo Juan Carlos, Tomás Zubiría, Ramón de la Sota, Adolfo Urquijo, Luis de Lezama-Leguizamón, Manuel Losada, Javier Arisqueta, José Orueta, Emiliano de Arriaga, José María de Olávarri y John Browne. Manuel María tuvo también gran gusto por la pintura. Fue mecenas de Anselmo Guinea (1854-1906), a quién sufragó su formación en Madrid y Roma, y de Manuel Losada, otorgándole una beca en 1890. En 1857 tuvo un pleito con Rafael Manso y en 1880 otro con Juan Francisco de Zuricalday, que posiblemente fuese pariente. En 1888 mantuvo otro pleito con el Conde de Superunda (sic). Manuel María de Gortázar tuvo 10 hijos.

Contrajo matrimonio en Laguardia el 25 de marzo de 1857, previa dispensa, con su prima segunda -por Munibe- Catalina Manso de Velasco y Salazar, Munibe y Zabala, nacida en Torrecilla de Cameros. Doña Catalina falleció al mes del parto, el 11 de enero de 1859, siendo enterrada en Mallona.

Don Manuel María casó en segundas nupcias con su cuñada, Susana Manso de Velasco y Salazar, que contaba 21 años de edad, el 22 de octubre de 1863, en Torrecilla en Cameros, siendo testigos José Sáenz de Tejada y Casimiro Montalvo (Partida de casamiento Archivo de Gortázar 260). Doña Susana nació en Torrecilla en Cameros [25] el 11 de agosto de 1842 y falleció el 3 de mayo de 1934 en Bilbao, a los 91 años.

El 25 de agosto de 1885, el matrimonio Gortázar-Manso se dio poder mutuo para testar ante el notario de Bilbao Félix de Uribarri, por el que doña Susana otorgó testamento a nombre de su marido el 10 de diciembre de 1896, ante el notario de Bilbao Antonio de Uceda. En 1922 y 1924 otorgó dos nuevos testamentos en los que dejó como herederos a sus ocho hijos [26]. De la testamentaría de Manuel María de Gortázar, realizada en 1896 por el abogado y administrador de la familia, Pedro Crespo Sánchez-Salvador [27], reseñamos las siguientes valoraciones: los activos suman un total de 2.249.024 Ptas. En cuanto al pasivo, las deudas ascendían a 1.417.386 Ptas., correspondientes a préstamos del Banco de Bilbao [28] principalmente, así como del Banco del Comercio de Bilbao, de Luis de Landecho, Casimiro de Arana, Mercedes de Otaduy y otros. Al patrimonio de don Manuel María habría que añadirle el de su mujer.

Manuel María murió en su casa de Bedia, de bronquitis crónica, a las ocho y media de la mañana del día 12 de octubre de 1896, a los 72 años, la misma edad a la que falleció su tatarabuelo don Domingo Martín de Gortázar y Guendica. Fue sepultado en Mallona y posteriormente trasladados sus restos a Derio el 13 de octubre de 1918. La revista “Euskal-Erria” publicó una necrológica [29]. Labayru le dedica las siguientes líneas; “En Vizcaya subsistían ya muy pocos Padres de Provincia, y desde el 12 de octubre de aquel año contaba con uno menos. El fallecido era Don Manuel María de Gortázar y el óbito tuvo lugar en su casa de Bedia. Fue Diputado General en las Juntas de Guernica y admitió el cargo de Presidente de la Diputación Provincial de Vizcaya en el crítico período en que aceptándolo se exponía a ser blanco de censuras por parte de sus coprovincianos. Sin embargo, en Vizcaya se reconoció lo muy amante que el caballero Gortázar era de su tierra, sin que la ambición ensombreciera sus nobles fines. Las Juntas Generales le nombraron Padre de Provincia título el más honorífico y distinguido del Señorío. Invirtió su cuantiosa fortuna en empresas vizcainas y reedificó el edificio de su propiedad en los baños de Zaldívar. Colaborador esporádico de El Noticiero, dedicó numerosos artículos a la defensa del arbolado de Vizcaya. El Señorío perdía en esa ocasión a uno de sus hijos más notables” [30] Cuatro años antes de morir, el 8 de mayo de 1892, escribió en su casa de Laguardia un enigmático verso en el que parece analizar su actuación política de “fuerista transigente”, sus dudas sobre el acierto de sus actos en los difíciles momentos que le tocaron vivir, la seguridad sobre su propia honradez y la nostalgia: “Cuando todo aquí se me hunde, una vela soy que se apaga, esperando la mortal daga, no soy sino nieve que se funde…” De Manuel María de Gortázar y Munibe existen dos buenos retratos, uno propiedad de su biznieto Gortázar Obieta, y otro vestido con levita pintado por Manuel Losada, de quien fue mecenas, tal y como se ha señalado anteriormente. Este segundo retrato se halla en la Diputación de Vizcaya en Bilbao. Don Manuel María y doña Susana tuvieron 10 hijos, 23 nietos, 78 biznietos, más de 113 tataranietos y 11 choznos, al día de hoy.

A continuación se relacionan los once hijos de Manuel María de Gortázar y Munibe. El primero, llamado José María nació del primer matrimonio con Catalina Manso de Velasco y Salazar y los diez siguientes de su segundo matrimonio con su hermana Susana Manso de Velasco y Salazar;

  1. José María de Gortázar y Manso de Velasco
  2. Juan Carlos de Gortázar y Manso de Velasco
  3. Francisco Javier de Gortázar y Manso de Velasco
  4. María de Gortázar y Manso de Velasco
  5. Álvaro de Gortázar y Manso de Velasco
  6. Asunción de Gortázar y Manso de Velasco
  7. Ramón de Gortázar y Manso de Velasco
  8. Rosario de Gortázar y Manso de Velasco
  9. Javier de Gortázar y Manso de Velasco
  10. Ignacio de Gortázar y Manso de Velasco: ver el número XIX siguiente.
  11. Ricardo de Gortázar y Manso de Velasco




Citas

  1. partida de bautismo en el Archivo de Gortázar 796
  2. Sobre los bienes de Málaga pertenecientes al mayorazgo de Ybarra Elormendi, y su administración desde 1699 a 1904, ver Archivo de Gortázar 414, 433, 434, 805, 806, 807 y 1025.
  3. Lope García de Salazar, “Las Bienandanzas e Fortunas”, Tomo IV, op. cit.
  4. Joaquín de YRIZAR: “Las Casas Vascas”, Librería Internacional, San Sebastián, 1929.
  5. Testamento, testamentaría, hijuelas y diligencias varias en el Archivo de Gortázar, 331, 343, 405, 412, 416 648 y 785.
  6. Archivo de los Condes de Peñaflorida, Caja 135, documento 2874 y Archivo de Gortázar 651, 652 y 684.
  7. Archivo de Gortázar 293.
  8. Cfr. “Diccionario Ilustrado de Bilbao”, Ediciones Laga, Fundación BBK, 2001.
  9. Archivo de Gortázar 257
  10. “Diccionario Biográfico de los Diputados Generales, Burócratas y Patricios de Bizkaia, (1800-1876)”, Juntas Generales de Vizcaya, Bilbao, 1995.
  11. “Historia de la Sociedad Bilbaina”, Bilbao, 1965. Por el Conde de Superunda, Julio Enciso, Manuel Llano Gorostiza, Juan Ramón de Urquijo, Javier de Ybarra y Joaquín de Zuazagoitia.
  12. J. AGIRREAZKUENAGA, Bilbao desde sus alcaldes, Vol. 1, Bilbao, 2002, págs. 339-344
  13. Archivo de Vildósola 2517/015. Por Alava fue elegido Juan Velasco y Fernández de la Cuesta. Para ser elegido Senador había que tener una renta anual de 20.000 pesetas.
  14. “Exposición dirigida a las Cortes de la Nación por las Diputaciones de las Provincias Vascongadas el 16 de junio de 1876”. Madrid, 1876. Firmada por Manuel María de Gortázar y Francisco Cariaga Carreras (Vizcaya), Juan Bautista Acillona (Guipúzcoa) y Ramón Ortiz de Velasco (Alava).
  15. Citado por Fidel de Sagarminaga (1830-1894) en “Memorias históricas de Vizcaya”.
  16. Javier de YBARRA: “Política Nacional en Vizcaya”, Instituto de Estudios Políticos, Madrid, 1948.
  17. ver www.adconcordiam.org
  18. “Diarios del sitio de Bilbao 1874”. Biblioteca Vascongada Villar, Bilbao, 1966. En la “Historia General del País Vasco”, dirigida por Julio Caro Baroja, Volumen IX.
  19. Su biznieto Ignacio del Castillo, V Conde de Bilbao, fue primo cuarto de Angela de Landecho y Allendesalazar (por Mazarredo). Cfr. “Los Caballeros de la Orden de Santiago en el siglo XX”, AHISDES, Madrid, 1979.
  20. Mercedes VÁZQUEZ DE PRADA; “El residuo foral: la negociación del primer Concierto Económico, 1877-1888”, IX Congreso de Estudios Vascos, Eusko Ikaskuntza, Bilbao, 1983, y “Negociaciones sobre los Fueros entre Vizcaya y el poder central, 1839-1877”, Caja de Ahorros Vizcaína, Bilbao, 1984.
  21. Conde de SUPERUNDA: “La inauguración del Canal de Suez. Contada por un bilbaíno”, Boletín de la R.S.B.A.P., Año III, Cuaderno 1º, San Sebastián, 1947.
  22. Javier de YBARRA: “Política Nacional en Vizcaya”, Op. cit.
  23. Vid María NAGORE FERRER, “Bilbao II. La música en Bilbao desde 1850”, Madrid, Diccionario de la Música Española e Hispanoamericana, 1999.
  24. “Sociedad Filarmónica de Bilbao”, Bilbao (1896-1946).
  25. Sobre los bienes de la familia Gortázar en Torrecilla en Cameros, ver en el Archivo de Gortázar los números 765, 784, 609 y 752.
  26. Archivo de Gortázar 346 y 801.
  27. Archivo de Gortázar 336.
  28. Fundado en 1857. En 1901 se fusiona con el Banco de Comercio.
  29. “D. Manuel Mª de Gortázar”, Euskal-erria, 1896, XXXV, p. 340.
  30. Estanislao J. de LABAYRU: “Historia General del Señorío de Bizcaya”, Op.cit.